Las despedidas casi siempre son tristes.

No pocas veces ya he dicho adiós; conozco las horas desgarradoras de la despedida –Friedrich Nietzsche.

¿Porque te vas y me dejas tan sola, a caso no fui suficiente para ti? ¿A caso no compartimos suficiente tiempo, o fue mi forma de ser? ¿Tal vez mi actitud? Abrí todos los surcos de mi vida para que entrara tu gracia, ¿Con eso me pagas, con tu partida? Pero si te sientes bien yéndote vete ¡ya no puedo retenerte más!

Puedes preguntarte en alguna ocasión si lo apreciaste lo suficiente, pero ya es tarde, las horas van avanzando, es tiempo de que todo termine.  De repente te retractas y dices si, en verdad si lo aprecie. Lo único gratificante que te queda es de saber que viviste lo mejor y que esos recuerdos serán para siempre.-

12 meses, 365.242189 días, 8,765.81254 horas, dices “wao cuanto tiempo, cuantos días, cuantos meses, en realidad ya se fue el año, que rápido”.-

 Cuando lo analizas y miras atrás, te acuerdas todas las vivencias, momentos felices, amor, dolor, tristezas en fin miles de emociones, personas en tu vida que llegaron para quedarse, otras tal vez fueron muy fugases y ya ni existen, logros, fracasos, que bien o mal son parte de ti.  La rutina, el día a día, siempre pensaste que los días eran iguales y que la monotonía te estuvo invadiendo, en resumidas no quieres que ese año se vaya sin aun corregir algunas cosas, te pones perfeccionista, piensas cada detalle mientras las horas consumen los días, te falto algo que querías hacer, ya no hay vuelta atrás, debes dejarlo ir.

 Este año puedo decir y mantener que ningún día fue igual a otro y estamos consciente de eso, que solo piensas que es monótono, porque hay cosas que son obligatorias para subsistir en la vida y cae en rutina.

Logros diferentes, retos, miles de proyectos iniciados, a lo mejor ahora ya los terminaste, van encaminados, es increíble lo que se vive en un año. Para algunos intenso para otros no tan intenso.

Cuando empezamos a pensar en todo lo que ha pasado, las cosas importantes que has vivido y que ahora llega el momento de despedirte es lo difícil, porque fue tu año, hiciste cosas importantes, cambios irreversibles, significativos.

Entonces en vez de despedirte o entristecerte, desde ya declara que este año fue uno de los mejores en tu vida, por las vivencias importantes que no volverán a ocurrir jamás.-

Sabes…  Ahora que lo pienso, no te voy a extrañar pues lo que pasamos juntos me basta para tenerte presente el resto de mis días, ya no estoy resentida, cuídate y gracias por ser parte de mi.-

¡Déjalo ir y estarás listo para recibir el siguiente!…

M.E.

Anuncios

2 pensamientos en “Las despedidas casi siempre son tristes.

  1. Muy lindo mensaje Mel, aunque con doble sentido. Es verdad que muchas veces vivimos aferrados al pasado con sus triunfos o sus desventuras. Es bueno dejar todo atras y conquistar nuevas experiencias, Te quiero y te deseo lo mejor!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s