El trago amargo de la impotencia.

Imagen

Alguna vez has pasado por un momento en que se te nublan los sentidos, llenándote de ira, angustia y que todo se vuelve una tormenta.

Ese trago amargo que crea un sentimiento que muchos tenemos que ingerir por alguna adversidad de la vida en algún momento dado. Pues a mí también me paso ese trago tan amargo de la impotencia.

No hay muchos que se hayan salvado de ella, vil y cruel impotencia, te restriega en la cara que no puedes hacer absolutamente nada para resolver y salir a flote.

Que te arrebaten algo que es tuyo, que te pertenece, que siempre te perteneció y  lo aparten de ti sin poder detenerlo. Es como si tuvieras esposas en tus manos y grilletes en los pies, siendo las oportunidades pocas y pobres a elección.

Ese trago amargo transita luego de que ocurre el incidente que te dejo con mil y un sentimientos de dolor y sin palabras…

Te invaden los pensamientos en busca de alguna solución, te ataca el tal vez… ¿Y si hubiera sucedido de manera diferente? Preguntas por doquier que solo agravan y te recuerdan el mal sabor.

¿Como quitarse aquel mal sabor? si, ese mal sabor del que les hablo.

Pues debo decirles que no se olvida solo se alivia, no se quita aquel mal sabor, no se irá en mucho tiempo, estará en el subconsciente hasta que se suprima un poco con el tiempo.

El tiempo nuestro mejor aliado…

 
M.E.
 
Anuncios